domingo, 6 de mayo de 2012

Tres tipos de ira y tres estrategias para gestionarlas adecuadamente


La ira es parte de nuestra condición humana, lo que significa que es importante tener estrategias para su reconocimiento y su gestión. Podemos experimentarlo como una oleada de calor interno, sentir el flujo de la sangre por nuestras venas o como un malestar vago que irrumpe en la conciencia. O podríamos entrar en erupción como el Vesubio, sólo para darnos cuenta entonces que estamos enojados.
Pero cualquiera que sea la forma en la que se manifiesta, la ira nos puede desestabilizar, haciéndonos vulnerables y en consecuencia perjudicarnos a nosotros mismos, a los demás o a ambas partes.. Por lo tanto, pueden se puede obtener grandes ventajas y evitar grandes consecuencias negativas conociendo qué hacer cuando estamos enojados.

En primer lugar, es importante la comprensión de la ira, saber qué está sucediendo. La ira es una emoción del ser humano que tiene un propósito de servir a su supervivencia. Sentirse enojado es una señal de que estamos respondiendo a una amenaza real o imaginaria. No es sólo una emoción, sino que tiene una respuesta física porque nuestro cuerpo comienza a montar una defensa para hacer frente al peligro. Cuando estamos enojados, la sangre se retira de nuestros sistemas de sostenimiento (digestión, de eliminación, inmunológicos, circulatorio), y se concentra en los músculos de nuestro esqueleto para prepararlos para la acción. El hígado libera grandes cantidades de glucosa para suministrar energía a nuestros músculos. El páncreas segrega insulina para quemar la glucosa. Nuestra tasa de respiración aumenta para suministrar oxígeno para los procesos metabólicos. No importa si acabas de comer, la digestión tendrá que esperar: la supervivencia en respuesta a la amenaza es la prioridad biológica en ese momento. Nuestra reacción ante el estrés está en pleno apogeo. Estamos listos para la acción!
La clave para manejar la ira de manera efectiva es utilizar este proceso natural, biológico para alcanzar las metas,  en lugar de convertir la ira en una amenaza para dañarnos o dañar. Tenemos que aprender a actuar de una manera que nos permita resolver la amenaza y restablece el equilibrio interno físico y emocional. En otras palabras, tenemos que aprender a usar la energía de este horno rugiente para dar una respuesta eficaz, tenemos que identificar y responder a la amenaza de tal manera que recuperemos la seguridad real, donde la ira se habrá resuelto, y se mitigaran las respuestas corporales, por lo que nuestros cuerpos pueden volver a su estado normal y a sus funciones normales.
Hay tres tipos de ira, tres tipos de estrategias se requieren desde estos tres puntos de vista:

Ira que surge de las necesidades insatisfechas 
Todos nosotros los seres humanos tenemos unas necesidades básicas sobrevivir y prosperar. Estas incluyen tanto las necesidades físicas y emocionales: aire, agua, alimentos, la vinculación y relación con los demás, las relaciones de confianza. Satisfacer estas necesidades no sólo favorece la supervivencia del individuo, sino también la supervivencia de las especies. La frustración en la satisfacción de estas necesidades necesidades generará ira. 
Efectivamente la solución de este tipo de ira significa hacer frente a la necesidad básica. La pregunta fundamental es "¿Qué se necesita aquí?" Aire, agua, alimento, espacio, conexión, la estimulación, alivio del dolor? Es necesario por tanto centrarnos en proveernos de lo que necesitamos para que la ira se resuelva y el estrés será eliminado. Nuestras necesidades se cumplirán y empezamos de nuevo a sentirnos bien.



La ira de la separatividad
El segundo tipo de ira que se utiliza como una herramienta para la construcción limites que favorecen que la individualización pueda llevarse a cabo. El desarrollo de este tipo de ira es la utilizada por los niños de dos años que están comenzando a emerger como personas pequeñas individuales, separados de sus padres. Al igual que los niños con dos años de edad, los adultos también seguimos respondiendo a esta necesidad de individualización, de ser reconocidos como personas, únicas. Esta cólera está expresando "yo no soy tú, soy yo, una persona distinta." 
La cuestión interna que debemos de resolver ante esta ira es si los lazos que unen (la necesidad de conexión) puede soportar el deseo de separarse, la persona  podrá ser aceptada y amada si es independiente? 
Porque la ira de separatividad es una herramienta que se utiliza para convertirse en un individuo, su resolución implica simplemente renunciar. Una vez que se establece la individualidad, la herramienta ya no es necesaria y se puede guardar.


La ira Cortina de Humo
La tercera clase de la ira es una máscara para esconder otro sentimiento (rebusque), por lo general el miedo, a menudo a ser herido, a veces al dolor y a la tristeza.



Las emociones auténticas son adecuadas en calidad, intensidad y duración a la situación. Los rebusques no son adecuados, ni en calidad, ni en intensidad ni en duración a la situación. En los rebusques las personas vuelven a éstas emociones sustitutivas una y otra vez, sin tormar conciencia de su autenticidad. Por lo tanto el rebusque se sobregira, está más allá de la situación. Cada vez que se presenta el mísmo estímulo, se vuelve al rebusque,aunque no disminuye lo que está sintiendo ( al contrario que en la emoción).

En el rebusque se busca encontrar otra vez la misma bronca o tristeza, por lo tanto no se agota hasta que se decida terminar. Cuando alguien experimenta una emoción auténtica, el observador siente empatía con esa emoción, cuando hay un rebusque, el observador siente esa emoción como artificial, exagerada.

Las estrategias para la solución de este tipo de ira implican descubrir el sentimiento que hay debajo de ella para que pueda ser resuelto. Asi podremos ser conscientes de que la ira es innecesaria, la persona puede calmarse y nuevamente enfocar la solución de problemas de una manera sencilla enfocandose en el sentimiento real.

Aprender a hacer frente con eficacia a estos tres tipos de ira no sólo es beneficioso para la salud de los individuos, sino también para el mundo.

Traducido de:http://www.emotionalnutrients.com/tag-category-Transactional-Analysis.html